martes, 3 de noviembre de 2020

La importancia de una correcta Instalación Eléctrica


 

La importancia de una correcta Instalación Eléctrica

A veces, olvidamos el significado tan relevante de una buena  instalación eléctrica en casa. Son una parte fundamental de nuestro dia a dia, ya que a cada hora estamos haciendo uso de equipos que operan gracias al abastecimiento energético que estas proporcionan, ya sea en nuestra vivienda, en nuestro negocio o incluso en la calle, por ello, es de vital importancia que se lleve a cabo un buen trabajo para conseguir el mejor beneficio en energía e indudablemente nos consagre la seguridad idónea.

 ¿Qué clase de instalaciones eléctricas existen?

 Una correcta instalación tiene que “verificarse” por medio de los registros de medición que aseguren que la instalación no conduce a fugas ni sobrecargas, optando por los elementos idóneos para cada uso, disminuyendo la viabilidad de cortocircuitos o calentamientos, que en ocasiones  por el pequeño número de tomacorrientes o la abundancia de dispositivos eléctricos vinculados se originan sobrecargas.

 Una de las cuestiones principales a considerar en el instante de efectuar una  instalación eléctrica es establecer la potencia que precisa el domicilio. 

 La potencia eléctrica se determina como aquella que permite conectar diferentes electrodomésticos simultáneamente sin que salten los plomos (ICP)

 En base a las necesidades y del empleo eléctrico que se precise, será mejor optar por una u otra instalación:

     -     Monofásica: La más común en viviendas de pocos metros cuadrados.  En este aspecto, la potencia máxima que se puede disponer es de 14,49 kW y con una tensión de 230 voltios.

-       Trifásica: A diferencia de la anterior, la tensión normal en esta clase de instalaciones es de 400 voltios. Su instalación suele darse en centros comerciales, naves, ascensores o garajes principalmente.-      

¿Que importe conlleva una instalación eléctrica?

 El coste medio de una instalación eléctrica suele rondar los 2.000 euros. Sin embargo, este no es un precio cerrado, ya que para el cómputo total también hay que añadir otras circunstancias,como:

      -       Cuantos metros tiene el inmueble 

-       Número de espacios donde se va a llevar a cabo la instalación

-       Instalación eléctrica en el exterior

-       Importe pactado por cada empresa para empezar la obra

-       Tarifa eléctrica que se acuerde posteriormente.

Por ejemplo, en una casa de 65 metros cuadrados que cuenta con cocina, salón, recibidor y tres dormitorios es de aproximadamente 1.750 euros. La factura engloba desde la extracción y colocación de los nuevos conectores hasta modificar en torno a 30 tomas de enchufes, unos seis puntos de electricidad del techo y unos diez interruptores.

 ¿Qué es el boletín eléctrico?

 Toda instalación eléctrica necesita del boletín o certificado de instalación eléctrica.

 Es un documento oficial, reglado por el Real Decreto, que confirma que una instalación eléctrica reúne las condiciones precisas para el abastecimiento. Sin este certificado, tu comercializadora o distribuidora no tiene constancia de si tienes una instalación apta para poder realizar un alta la luz o un cambio de la potencia con todas las garantías, por ejemplo.

 Por lo general, los encargados de llevar a cabo dicho boletín son los profesionales cualificados en el sector. Si no hay anomalías, se suele tardar unos 30 minutos en llevarlo a cabo, siendo un proceso meramente sencillo.

 El importe de dicho boletín está en torno a los 75 euros y los 150 euros, según el lugar donde esté situado el punto y de la empresa que lo instala.

 ¿Que importe tiene dar de alta la luz?

 En esos 2.000 euros de la instalación se añade el coste de dar de alta la luz. Para lo cual, es obligatorio pagar los derechos de enganche, de extensión y de acceso, cuyo importe va en función de la cantidad de kw/h contratados. En un domicilio medio, has de pagar cerca de los 65 y 125 euros.

 Razones por las que se efectúa una instalación eléctrica

 Una mudanza, generalmente, precisa de una instalación eléctrica para dar de alta la luz, pero esta no es la única causa para poner en evolución este procedimiento:

     -    Los especialistas aconsejan que se cambie cada 10 años, a pesar de que si la estructura de cableado está correctamente, no es obligatorio definir una fecha como tal.

-        Por el deterioro de interruptores y tomas de enchufe.

-       Si encendemos la luz, y desprende un olor desagradable. Esto indica que se calientan los cables y en consecuencia, se queman Lo que puede provocar un incidente importante.

-       Cuando notas que al llevar a cabo las mismas tareas y enchufar el mismo número de aparatos eléctricos, los recibos de electricidad son cada vez mayores.


martes, 15 de septiembre de 2020

Certificado energético de la vivienda, todo lo que necesitas saber

Certificado energético de la vivienda, todo lo que necesitas saber

 Cuando vamos a  adquirir una vivienda nueva ya sea por alquiler o compra es fundamental verificar que sea energéticamente competente. Para lo cual, podemos analizar el aislamiento de ventanas y puertas, los dispositivos eléctricos, la clase de calefacción, etc,  o sencillamente revisar el certificado de eficiencia energética.

 Desde el año 2013, es obligatorio en España disponer de dicho certificado, sin embargo, ¿sabes que es el certificado energético y de qué nos vale?

 ¿Qué es el certificado energético?

 El certificado de eficiencia energética calibra todos los componentes que emplean energía en una casa. Recogiendo de forma equilibrada las propiedades energéticas de un inmueble, puntualizando la elaboración de dióxido de carbono anual y el consumo energético del hogar, así como la manera de calentar  el agua, el método de calefacción, el consumo de los electrodomésticos o la ventilación.

 Inicialmente lo que vamos a visualizar en el certificado de eficiencia energética es su etiqueta energética equivalente. Esta establece el cálculo adquirido por la vivienda de manera óptica y descriptiva, va desde la A a la G. Asimismo, el certificado dispone de otras particularidades que se adjuntan en diferentes anexos, como:

      La referencia catastral y una identificación del inmueble

     El reglamento de eficiencia energética y ahorro valido en el momento de su edificación.

     Las cualidades energéticas del hogar: calidad del aire, instalaciones de iluminación y térmicas, comodidad térmica… Con toda esa información, el certificado indica por medio de la etiqueta energética la calificación de la casa.

     Los certificados que no son de obra nueva, tienen que incorporar un impreso con las sugerencias de perfeccionamiento de la eficiencia energética.

La etiqueta energética: de la A a la G

 La casa se clasifica con colores, que va desde el verde al rojo, en base al gasto energético.  Y también con una letra, correspondiente a la letra A como la más alta, con un gasto energético menor y la G como la más baja, teniendo un gasto energético mayor.



     Las clasificaciones A y B: Son vivienda eficientes de alta calidad, que disminuyen el consumo energético alrededor de la mitad de lo que consume un inmueble medio español

     Las clasificaciones C y D: Gastan entre el 25% y el 10% menos que los que se relacionan con un consumo medio.

     Las clasificaciones  E y F: Indican que su edificación es escasamente competente

     Las clasificaciones G:  Se sitúan en el último nivel del  escalafón del certificado. Lo que indica que apenas cuentan con eficiencia energética.

 

El certificado energético tiene una duración de 10 años como máximo. El propietario será el encargo, una vez que caduque su validez, de efectuar su renovación o actualización de dicho documento. 

Ya aprovecho, si lo necesitas o quieres conocer que tipo de vivienda tienes, puedes ponerte en contacto con nosotros para realizar este informe.


sábado, 5 de septiembre de 2020

¿Qué potencia eléctrica es la correcta para mi hogar?

 ¿Qué potencia eléctrica es la correcta para mi hogar?

La potencia eléctrica juega un papel muy importante en cuanto a ahorro. Por ello es fundamental considerar y valorar si realmente  la potencia que tenemos contratada es la idónea para nuestra casa. Si no fuera así, lo más conveniente sería llevar a cabo un  cambio de potencia.

 ¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica es uno de los puntos clave que viene en nuestro recibo y que rara vez ponemos atención al rango que tenemos contratado.

La potencia eléctrica es la velocidad a la que se consume la energía en una vivienda o un edificio. La potencia eléctrica está anclada a diferentes causas, entre ellas:

     La cantidad de mecanismos eléctricos que tenemos vinculados.

     De qué manera los utilizamos.

      Y por último, si conectamos todos simultáneamente o no.

Cuantos más mecanismos electrónicos tengamos ligados más potencia de luz necesitaremos y en consecuencia más elevado será nuestra factura eléctrica.  La potencia de luz se determina en kilovatios (KW)

Conforme a la explicación de la física, “la energía ni se crea ni se destruye, se transforma”.

La energía eléctrica se revela con la producción de luz, calor, frío, movimiento (en un motor), o en cualquier labor apropiada que efectúe un sistema conectado a un circuito eléctrico cercado.

Si lo que pretendes es experimentar un ahorro notable en el recibo de luz, primeramente hay que estudiar todos los costes y cotejar las diferentes tarifas. A menudo  abonamos de más por no echar un vistazo a lo que nos plantean otras compañías.

 La forma más sencilla para orientarte sobre cómo es tu consumo es fácil. La energía que consumes alberga aproximadamente la mitad de lo que abonas en tu recibo. El sobrante es por la potencia contratada y otros impuestos.

 ¿Cómo optimizar la potencia eléctrica?

 Hacer un cambio en la potencia no es una preferencia que puedas tomar a la ligera. Es preferible eludir los reparos caseros y ponerlo en manos de expertos profesionales en el sector.

 Si nunca te “saltan los plomos” es posible que dispongas de un margen para rebajar la potencia; sin embargo, si te saltan con mucha reiteración es que ya estás en el extremo.

 Adecuar la potencia eléctrica a las obligaciones de cada casa, puede implicar un ahorro esencial, ya que cada KW de potencia tiene un precio, según la CNMC, 43,23€ al año, sin embargo, puede haber oscilaciones relevantes según la tarifa que dispongamos en ese momento.

 ¿Qué potencia tienen tus electrodomésticos?

 Es fundamental que tengas un chequeo acerca del consumo de tus mecanismos electrónicos. Muchos consumidores no saben lo que consumen, debido a lo cual, te mostramos la potencia aproximada de los electrodomésticos más comunes en los hogares. 

Electrodoméstico

Potencia

Frigorífico

250 - 350W aprox

Microondas

900 - 1500W aprox

Lavadora

1500 - 2200 W aprox

Lavavajillas

1500 - 2200 W aprox

Horno

1200 - 2200 W aprox

Vitrocerámica

900 - 2000W aprox

Televisor

150 - 400W aprox

Aire Acondicionado

900 - 2000W aprox

Calefacción eléctrica

1000 - 2500 W aprox

Calefacción eléctrica de bajo consumo

400 - 800 W aprox

 En resumen, si disponemos de una potencia eléctrica  desproporcionada para nuestro hogar, lo único que vamos a conseguir es tener un desembolso mayor en nuestro recibo mensual, sin embargo, quedarnos cortos de potencia supone en algunos casos no poder hacer tu vida cotidiana con normalidad. 

 Lo ideal es encontrar la clave entre el ahorro y tu satisfacción con total equilibrio y armonía